6 de diciembre de 2011

¿Qué hacemos con el zapallo?

Empezamos con indianred. Disfruten de este breve y cuco relato :)

QUÉ HACEMOS CON EL ZAPALLO?

—¿Qué hacemos con el zapallo? —preguntó Patricio.
Me quedé mirando a mi hijo menor, el menor de cinco: toda una carga ser el menor de cinco… si bien es el depositario de cuanta ternura revolotea por la casa, también le toca la desventaja de ser el que ha llegado a nuestras vidas cuando ya no tenemos fuerzas para correr tras él por el parque y cuando nuestras energías no alcanzan para acompañarlo en sus correrías. Pero ese es otro cantar, nada que un buen psicoanálisis no remedie en el futuro o, como dice el padre, unos buenos tirones de oreja no solucionen hoy mismo.
Él traía entre las manos el zapallo calado que había contenido una vela encendida para la noche de Halloween. Sabemos que es una costumbre gringa, que no está bien visto en el pueblo que “se adore a los demonios”, como dicen. Pero le dejamos ponerla en la ventana, tal vez un poco a propósito para generar las habladurías en las que nos gusta involucrarnos solo por diversión. También enterramos ofrendas a la Pachamama en su día y dejamos velas encendidas toda la noche en el jardín para agradecerle. Al fin, luego de una semana el pueblo se aburre de hablar de nuestras “brujerías” y encuentra otro motivo para cotillear lejos de nosotros. Es un pueblo que ladra pero no muerde, casi inofensivo si se lo toma con buen humor y por el lado amable. La cosa es que el niño traía el zapallo y una pregunta.

3 comentarios:

Indianred dijo...

Hola! Soy Indianred. Y el final del relato? No te llegó?

Loky dijo...

Noo, hasta ahí llega el relato

Indianred dijo...

Te lo reenvío por mail, Loky, le falta un gran trozo. Beso