2 de diciembre de 2011

Gracias a todos+Cazadora de historias+Lista provisional de participantes


¡GRACIAS!


El otro día hablaba con alguien y me dijo que me paso el día diciendo gracias pero es que no puedo hacer otra cosa^^ Gracias a vosotros he ganado el concurso de LaVozDeAstarielle. Os dejo el relato, espero que os guste tanto como a mi:

CAZADORA DE HISTORIAS:

En cuanto mi hermano Luis abandonó el palacio acompañado de sus súbitos y escoltas mandé llamar a todo mi personal. Acudieron las doncellas, las cocineras, los juglares y juglaresas, los porquerizos, los soldados, los mozos de cuadra.... Todas y cada una de las personas que tenía bajo mi poder. Mandé que se sentaran y empecé a hablar. Me dirigía a ellos por sus nombres, los trataba como si fueran algo más que simples criados. Porque para mí eran gente importante, gente a la que quería y adoraba. Eran las únicas personas que me habían visto crecer. Esa era la verdadera razón por la que cada vez que me quedaba sola en palacio los hacía llamar. Mi hermano, que estaba al corriente de tal situación lo veía como una gran estrategia para evitar que conspiraran en mi contra y me odia porque fue a mi a la que se le ocurrió, una mujer, en vez de a él, un caballero con muchas tierras y honores.

<<¡Ay... Luis! Tú siempre tan preocupado por los asuntos de guerra y política, que ni siquiera puedes entender un acto de bondad y cariño. Muchas veces me compadezco de ti, mi querido hermano>>

Pero lo cierto es que los quería y ese era mi secreto mejor guardado. De ahí venía la paz y serenidad que siempre reinaba a mi alrededor. A mi siempre me han gustado las historias y ellos tenían muchas que contar. A cambio de sus historias yo les daba compañía y comida. Ellos decían que era un precio demasiado alto, que mi compañía valía más que mil historias pero yo siempre he estado en deuda con ellos, aunque no lo sepan.

Repasé las caras de los que yo consideraba mi familia y reconocí todas menos una. Un joven se sentaba, curioso pero visiblemente incómodo, al lado de mi nodriza. Me miraba con ojos expectantes, inquietos. Cualquier otra dama consideraría éste un acto descortés pero a mí, una joven intrépida, buscadora de historias, me resultaba de lo más reconfortante. Le devolví la mirada y su incomodidad pareció desvanecerse, como desaparecen los sueños cuando creces.

-¿Cómo te llamas?-le pregunté al joven de oscuros ojos. No pareció sorprendido de que le hablara y mucho menos de que usara ese tono de voz.

-Miguel del Hierro, mi señora. Trabajo para vos desde...- Mi nodriza, le propinó un codazo.

-Carmen, déjale hablar.-añadí un tanto disgustada.-Sabes que me gustan las historias más que cualquier joya o caballo. Tú ya me has contado la tuya, ahora le toca a él.

-Mi señora, no creo que mi historia sea lo suficientemente interesante para vos.-comentó- Pero si insiste-añadió temiendo recibir otro doloroso codazo- Soy su nuevo mozo de cuadra. Su señor hermano estuvo ayer toda la tarde buscando jóvenes fuertes y hábiles por la ciudad, mi señora.

-No tienes familia, Miguel?¿Acaso eres bastardo?-osé preguntar. Todos los presentes bajaron sus cabezas molestos por la pregunta. Miguel no contestaba así que procedí a disculparme- Siento mi impertinencia joven mozo y ruego que acepte mis disculpas. Suelo ser poco cortés. Mi hermano me riñe todos los días y mi tan, tan amiga mía, Carmen, no para de repetírmelo.


Observé, alarmada, las gotas de agua salada que emanaban de sus ojos, y corrí a abrazarlo. Se retiró bruscamente adjuntando que no era más que un simple cuidador de caballos, que no merecía que las suaves manos de una dama de alta cuna rodearan su cuerpo y mucho menos que ensuciara sus ropas rozándolas con las suyas, que no solo estaban manchadas, sino que también desprendían el hedor de los moradores de las cuadras. No sé de donde salió esa picardía, pero me atreví a besarlo. Nadie se atrevió a decir nada, simplemente apartaron la vista. Me levanté del suelo y sacudí mis ropas. Acto seguido me disculpé un momento y salí a hablar con los guardias. Minutos más tarde estábamos encerrados en aquella sala. Les hice prometer a todos, incluido a las cocineras que no tenían permitido salir de la cocina, que no nombrarían nada de lo ocurrido en aquella estancia, que si lo hacían condenarían al joven a una muerte segura, porque sabía que mi hermano no creería a nadie, ni siquiera a mi, que soy su hermana. Él culparía al joven muchacho del que, sin saber cómo, me había enamorado.

***

Los días pasaron y ni ellos pudieron apagar lo que sentía. Me escabullía por las noches a su alcoba para robarle algunos besos furtivos. Salía por la tarde a montar a caballo por el pueblo y siempre me acompañaba él. Paseábamos por los jardines de palacio temiendo ser vistos, pero cogidos de las manos.

Al cabo del tiempo mi hermano interrumpió en mis aposentos hecho una furia, tras él venía Miguel, con una sonrisa cansada en los labios. Mi hermano Luis me propinó una bofetada y yo ni siquiera lloré. Sabía lo que había hecho y no estaba arrepentida de ello. A continuación hizo el amago de volver a pegarme pero hubo algo que hizo que se deteniera. Miguel se había interpuesto entre nosotros dos para recibir él el impacto. Lo aparté con cariño y cuidado, dejándolo a un lado. Mientras lo hacía le susurré: Te quiero, y ni él ni nadie va a cambiar eso, Miguel. Esperé, con los ojos cerrados, el golpe que no llegó. Cuando abrí los ojos descubrí a mi hermano de rodillas con sus manos puestas alrededor de mi vientre.

<<¡Ay...mi pobre hermano! Demasiado ocupado con asuntos bélicos para darse cuenta de que su hermana estaba en estado. Mi pobre hermano...>>

Miguel me rodeó la cintura y me alejó de él cuanto antes, temiendo que el golpe acompañara a mis próximas palabras:

-Luis, ruego que me disculpes. Quizá pienses que estoy loca, que no es más que un simple criado, pero eso es el amor, una locura demasiado grande como para darse cuenta de que lo es. Ruego que organices la boda cuanto antes, o será demasiado tarde para esconder mi pronto abultado vientre. Y no tienes nada que echarme a la cara- añadí mientras mi hermano salía por la puerta- yo no intervine en tu boda con la hija de los señores de Sevilla, a pesar de que sabía que solo era por conveniencia.-silencio- ¡A partir de ahora él es Miguel de la Torre, al igual que lo será mi hijo y los hijos de mis hijos!¡ Por qué le quiero, hermanito, con todo mi corazón, y, ay.. pobre de ti... que estás demasiado ocupado con tus asuntos de política y de guerra para darte cuenta de que ya no me cuesta sonreír!



LISTA PROVISIONAL

Gracias ( sí, de nuevo :P ) por tanto interés y participación. Os recuerdo que podéis participar hasta las diez:



Los fallitos ( que espero que no aparezcan ) podéis comentarlos por un comentario o en el correo del blog.
¡Besitos estelares!



8 comentarios:

Crónicas de los Reinos dijo...

Me veooo :D

Dulce Cautiva dijo...

Felicidades por esa victoria!, tu historia es buena y se merecía ser la ganadora. Por cierto, me veo en la lista!, suerte a tod@s!.

Feliz fin de semana hermosa, muak!!!

P.D.: Ya me leí Retrum I y voy por el II, me falta muy pokito... ¡están muy bien!, algo siniestro con tanto cementerio, góticos, asesinatos, palizas y demás... pero no está nada mal... y con Alba... me parto d la risa!, jejeje.

Bueno, no me enrrollo más, hasta otra!, muak!!!

Dama sombría dijo...

Un beso me alegro mucho de que ganaras

Loky dijo...

@Dulce: Gracias! Yi solo me he leído el primero porque me lo dejó una amiga (bueno, se lo compré ^^ 9 y me encantó! Me alegra que te guste.
@Dama y Crónicas: Mucísimas gracias! Besitos!

Astarielle dijo...

Todo perfect y enhorabuena!!

Espe dijo...

Todo bien y felicidades!!!
Besos

Athenna dijo...

Felicidades y me veo en la lista!!! mucha suerte!

Besitos

Noe*fantaseandoentrelibros* dijo...

ES QUE QUE PEDAZO DE RELATO! Escribes genial, sige adelante por que tus historias pueden dar mucho que hablar
Besos!